El cuidado del medio ambiente es cosa de todos (parte 2)

En esta segunda parte del post voy a detallar cuáles son los principales contaminantes dañinos a los que he hecho referencia anteriormente:

1. Los tóxicos químicos disruptores endocrinos son productos químicos de uso habitual en la industria, la agricultura y el hogar. Estas sustancias son muy resistentes a la biodegradación, están presentes en nuestra alimentación y en el ambiente, se acumulan en el organismo, especialmente en la grasa, y los humanos y animales no estamos diseñados para eliminarlos. Os recomiendo que veáis el documental “La letra pequeña”, en el que varios especialistas internacionales de diferentes disciplinas opinamos sobre este fenómeno.
Estas sustancias químicas han sido creadas por el hombre en las últimas décadas: pesticidas, plásticos, pinturas, barnices, detergentes… Son dioxinas que se desprenden de las incineradoras de basura, de los tintes de la ropa o de la tinta de la letra impresa, de los sprays antimoho…Están en la comida, en la bebida y en el aire. La naturaleza no sabe metabolizarlos ni degradarlos.
Imagina un plástico en el mar o las microfibras sintéticas que se desprenden de lavar forros polares (nonifenoles): permanecen para siempre, y los componentes se acumulan en peces que después nosotros nos comemos. Los animales y los humanos tampoco estamos preparados para metabolizar, por ejemplo el metacrilato o el Bisfenol, presentes en plásticos duros de CDs, revestimientos internos de latas de comida, biberones (se desprende al calentarlos), o los ptalatos en juguetes. Las moquetas o las telas de los sofás, por ejemplo, llevan retardantes de llama que reducen el riesgo de incendio,
Como os decía, estas sustancias se han creado para que vivamos mejor, pero no se conocían sus riesgos. Ahora que sus efectos nocivos para la salud son de dominio público, se impone un cambio.

2. Los hidrocarburos. El Ozono es un gas que tiene efectos positivos en la estratosfera como depurador del aire y como filtro de las radiaciones ultravioleta del sol; sin esta capa de ozono no sería posible la vida en la tierra, pero en la troposfera (atmósfera en contacto con la tierra) es un contaminante porque actúa como agente oxidante.
El equilibrio del ozono en la estratosfera se ve afectado por contaminantes como los compuestos clorofluorocarbonatados (los hidrocarburos); suben a la alta atmósfera y destruyen el gas, agujereando la capa de ozono.
Niveles de ozono altos pueden generar problemas respiratorios, dañar la vegetación y afectar al crecimiento de cultivos y bosques. Además, el ozono es un gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento de la atmósfera.
Las principales causas de la contaminación del aire están relacionadas con la quema de combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo y el gas. La combustión de estas materias primas se produce principalmente en los procesos o en el funcionamiento de los sectores industrial y del transporte por tierra, mar o aire.
Desde luego que, en nuestra sociedad, los medios de transporte son necesarios, pero se impone valorar nuevas alternativas.
Cuando mis amigos me preguntan cómo comer sano no sé qué responder. Si pensamos, por ejemplo, dónde hay pescado no contaminado, seguramente diríamos que en lugares idílicos como el Polo Norte. Pues mirad, las corrientes marinas hacen que sea el basurero del planeta. En 2010 participamos en la Maratón del Polo Norte vestidos de espermatozoides para denunciar este tema.
Si, por el contrario, pensamos que el pescado sano puede estar en nuestras costas, pues tampoco, ya que depende de los residuos que se vierten a esas aguas. Por ejemplo, en Tarragona, los peces cambian de sexo tras pasar una zona contaminada por industrias petroquímicas.
Pues bien, en el año 2010 la asociación ecologista de Tarragona “L’Escurçó” presentó, con todos los datos de nuestro estudio, una denuncia en el Juzgado para que se investigaran las causas de la mala calidad del semen. Su propósito era conocer si la industria química de la zona es el principal factor causante, y en ese caso demandar a las empresas responsables de la contaminación.

En 2011 el juez archivó la denuncia, pero la Audiencia de Tarragona dio la razón al fiscal en el recurso de apelación. He ido varias veces a declarar. Todavía les resulta sorprendente que les diga que los tóxicos emitidos o los residuos, tan abundantes en esta zona con mucha industria petroquímica, son los responsables de muchos de sus problemas médicos: esterilidad, niños nacidos con malformaciones genitales, abortos, etc. En 2013 se volvió a cerrar el caso y en 2015, a instancias del Fiscal de medio ambiente, se ha vuelto a abrir.

Hay muchas diferencias geográficas en la contaminación; para demostrarlo analizamos la concentración de “disruptores endocrinos” en la leche materna en dos comunidades españolas con grandes diferencias en la calidad del semen: Galicia y Cataluña. Estudiamos la presencia de 38 tóxicos en leche de mujeres criadas en A Coruña y Barcelona. En la primera, el análisis dio negativo, y en Cataluña positivo. Las causas se establecieron en la mayor industrialización existente en Cataluña y a ciertos hábitos de vida como la ingesta de alimentos envasados. También en Cataluña, en todos los casos menos en uno se halló DDT, un insecticida prohibido en la UE desde hace muchos años. Este trabajo se hizo para demostrar científicamente que los tóxicos ambientales transmitidos de madre a hijo durante el embarazo y la lactancia pueden ser una de las claves de la infertilidad masculina. Los resultados no quieren decir que las mujeres no puedan dar el pecho, pero sí revelan que el daño ya está hecho, ya que los tóxicos llegan al embrión a través de la placenta de la madre.

En cuanto al agua, está tan contaminada la del grifo como la embotellada (se oculta que puede estar contaminada por “purines” filtrados desde granjas cercanas). Los refrescos se hacen con el agua de la zona donde se venden, El agua del grifo tiene peor sabor por el cloro y la cantidad de minerales que tenga, como calcio y magnesio. Emplear filtros para cloro o dejarla en botella de cristal abierta en la nevera para que se evapore el cloro es lo más ecológico. El agua embotellada en plástico es peor porque este material es en sí un contaminante, y en la producción de botellas de cristal se liberan tóxicos.
En cuanto a las medicinas, también se dicen muchas mentiras: tomar ácido omega-3 en pastillas como complemento nutricional puede ser perjudicial, porque su principal fuente es el pescado y puede contener contaminantes orgánicos persistentes. Lo mismo ocurre con los fármacos que llevan como excipiente aceite de hígado de bacalao, ¿en qué estado se encuentra ese bacalao?

Lo dicho: hay que concienciar a la población sobre los efectos de la contaminación ambiental por tóxicos. Cada vez más expertos se suman a la denuncia de sus consecuencias sobre la salud reproductiva y general de los ciudadanos.

2 Comentarios

  1. Fatyma santana Responder

    Buenas tardes estoy un poco confundida
    El día 24 de diciembre me bajo mi periodo
    Soy de ciclos de 28 días luego me volvió a venir en día 17 de enero un periodo de color rosado y marrón 7 días antes de mi perdió normal
    A este perdió le sumé los 28 días se suponía que me tenía que venir mi perdió el día 13 de febrero mi pregunta es ay meses que no ovulas y al siguiente si ovulate puedes quedar embarazada?

    • Dra. Marisa López-Teijón Responder

      Apreciada Fatyma:

      Para tener más certeza del periodo ovulatorio puedes acudir a un centro donde te hagan controles a través de una ecografía y te orienten de tus días más fértiles del ciclo. También puedes probar con los test de ovulación. Si hay ovulación hay posibilidades de embarazo.

      Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.