Tratamiento del aborto de repetición: ¿ciencia o chamanismo?

Unas personas sabemos, y otras se imaginan, la emoción que se siente ante una prueba de embarazo positiva. Pero ahora, os pido que penséis cómo viven este momento aquellas personas que han tenido dos o más abortos… La ilusión de tener un hijo se enfrenta a la posibilidad de un nuevo fracaso, ¡¡¡ qué incertidumbre y ansiedad !!!

Cuando una paciente ha tenido dos abortos o más, si no se ha diagnosticado y tratado el problema, las probabilidades de que se repita son elevadas y se incrementan en proporción directa con el número de abortos previos.

Gracias a la reproducción asistida, se ha avanzado en el conocimiento de las causas de aborto, que son poco conocidas por el ginecólogo no especializado en este tema. En muchos casos la esterilidad, el fallo en la implantación y el aborto se deben al mismo problema. Tienen, por tanto, que estudiarse y tratarse de forma similar.

En nuestra web podéis ver las causas, el diagnóstico y el tratamiento de las pacientes con abortos de repetición.

La causa más frecuente del aborto de repetición son las anomalías cromosómicas del embrión, aproximadamente el 50%. En segundo lugar, las trombofilias adquiridas (síndrome antifosfolipídico) y las hereditarias, aproximadamente en 20%. En un 30% de los casos no llegamos a saber el diagnóstico.

Quiero decir que estas dos son las únicas causas en la que se ha demostrado evidencia científica. En todas las demás NO.

Tenemos que reconocer lo que no sabemos y estudiar e investigar para avanzar. La esterilidad es una ciencia nueva, pero es ciencia.

Me preocupa lo que está pasando en mi especialidad con el manejo de los abortos de repetición y con los fallos de implantación de los embriones en FIV. Dado que todavía desconocemos muchas cosas, se ha puesto de moda hacer todo tipo de pruebas diagnósticas sin fundamento científico y tratamientos empíricos (basados en la propia experiencia y observación sin haber implicado una suposición o deducción lógica y sin demostración científica”) dignos de chamanismo, me refiero a estudios como células natural killer, anticuerpos antipaternales, KIR, HLA, cirugías uterinas sin indicación real, etc.

Dado que, sin hacer nada hay posibilidades de que el siguiente embarazo vaya bien,   con cualquier tratamiento puede parecer que se ha acertado: esto alimenta el ego del médico. Además, sufrimos la presión de la industria farmacéutica y de los pacientes que han leído de todo en internet o que han recibido estas propuestas en otras clínicas.

Os pongo como ejemplo la Vitamina D: de repente todo el mundo la tiene baja y es causa de todas patologías ¡Y no es verdad!

La esterilidad es una enfermedad y necesita diagnóstico, pronóstico, tratamiento adecuado y humildad para reconocer lo que no se sabe.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.