Una historia de amor

Quiero compartir con vosotros esta carta de una paciente que he recibido hoy.  

Es una historia de amor, de lucha y de esperanza que merecía este final feliz.

Disfrutarlo segundo a segundo. Como se merece.

Aún no somos conscientes de lo que está pasando. Ha costado demasiado llegar hasta aquí.

Creímos que esto no era para nosotros. Que nosotros estábamos destinados a ser felices, pero “de otra manera”.

Lunes, 3 de marzo de 2014. Mi marido y yo acudimos a la consulta para hacernos una prueba de embarazo como quien va a una visita rutinaria con el médico por un catarro.

Sin nervios, sin esperar ninguna noticia nueva que nos fuera a sorprender.

En los breves minutos de espera desde que llegamos y nos sentamos en el sofá del fondo del vestíbulo, visualicé lo que pasaría minutos después. Pasaríamos a una consulta y un miembro del equipo médico de nuestra doctora nos diría con todo el tacto del mundo, pero sin tapujos, que sintiéndolo mucho esa vez tampoco había funcionado.

El corazón no me dio un vuelco al tener ese pensamiento. Sentía que eso era lo que iba a pasar y lo esperaba con resignación y serenidad. El largo tiempo y los fracasos repetidos ya habían hecho mella en mí sin ser consciente de ello.

De golpe, vemos aparecer a nuestra doctora en el vestíbulo acercándose con la mejor de sus sonrisas y abriendo los brazos para abrazarnos. En ese momento, suelta un “Estás embarazada, felicidades”. Y yo, incrédula, la abrazo, como quien no ha entendido lo que me acaba de decir. Como cuando escuchas algo en bajito que te quedas inmóvil y necesitas que te lo repitan para cerciorarte de que escuchaste bien.

Creo que le dije: “pero ¿cómo? Eso no puede ser”. Y ella, sin dejar de sonreír, dijo: “Sí, estás embarazada. La prueba ha dado positiva en seguida. Pasemos a la consulta”. De golpe, mientras ella abraza a mi marido, mi voz en off, me dice: “No puede ser, pero si  tú no has venido a que te digan que lo estás. Tú has venido para que te dijeran otra vez que lo volviéramos a intentar”.

Ya estamos de camino al despacho y nos encontramos con casi todo el mundo: con la enfermera que nos acompañó el día de la transferencia, con la enfermera de la doctora con la que ya tenemos cierta confianza y aprecio por el tiempo pasado, con las chicas de administración que siempre se interesan por cómo han ido las cosas. Es inevitable que les llegue que: ¡estamos embarazados!

Entramos en la consulta sin salir de nuestro asombro. Ni sé dónde dejo la chaqueta y me siento en una de las sillas, junto a mi marido.

La doctora nos cuenta con más detalle la alegría con la que han empezado el día ella y su equipo, al ver el positivo en mi prueba de orina.

“¡Ya era hora!”, me dice, “ya os tocaba”.

Mi marido y yo nos miramos y le digo otra vez: “pero, ¿seguro que lo estoy? ¿No va a ser la medicación que me tomo que ha dado un falso positivo? En seguida que termino la frase, me siento ridícula.

La doctora, sin perder un ápice de su sonrisa, me dice: “Estás embarazada. Los valores han salido muy altos. No hay duda.”

“No me lo puedo creer”, le digo yo. “Pero si llevo días sintiendo dolores menstruales”, le vuelvo a decir. A lo que ella contesta: “Eso son espasmos del útero ensanchándose para que pueda crecer el embrión”.

Increíble, no nos lo podíamos creer todavía. A mi marido llevaba días diciéndole que yo sentía lo de cada vez. El cuerpo preparándose para una bajada de la menstruación. Mi marido tampoco sale de su asombro pero me confiesa en ese momento que nunca había perdido del todo la esperanza.

La doctora nos pide hacer una analítica de sangre, más que para confirmar el embarazo, para saber cómo tengo los valores de todo. Y volvemos a casa a esperar los resultados.

La primera canción que se escucha en la radio del coche es: “Happy” de Pharrell Williams. Es como si el destino nos hablara de pronto y nos dijera: “despertad de la pesadilla, chicos. Ha llegado vuestra hora. Se os ha concedido lo que deseabais desde hacía tanto tiempo y pensabais que nunca podríais tener”.

En ese momento, me viene a la mente el último día que nos vimos con nuestra doctora. Tras el último fracaso.

Le hablé francamente: le dije que no creía que fuera a funcionar nada con nosotros. Que a mí me pasaba algo que todavía no estaba suficientemente estudiado y que por ello, ningún embrión podía sentirse cómodo en mí. Y que por todo eso, debíamos empezar a pensar en iniciar los trámites de una adopción.

La doctora, al verme así, me tranquilizó. Me repitió que entendía lo que me pasaba, pero que estaba segura de que había posibilidad en nosotros.  Yo creo que casi nos convenció ella, de hacer otro intento.

Salimos realmente emocionados de la consulta. La vida no había sido fácil desde que empezamos a plantearnos la posibilidad de ser padres. Muchas emociones, tiempo fértil y dinero perdido que nos habían dejado en el límite de lo emocional y lo económico, y sin ninguna salida a corto o medio plazo. En pocas palabras, la vida ya no nos daba para más en ningún sentido.

La doctora, consciente de eso y de nuestras posibilidades, y comprometida en todos los sentidos con nosotros desde el principio, no quiso de ninguna forma que nos marcháramos ese día sin el convencimiento de que volveríamos a intentarlo otra vez. Y lo volvimos a intentar gracias a ella.

¡Qué alegría y emoción siento al recordar eso ahora y ese abrazo mientras me decía: “Estás embarazada, felicidades”! Creo que ese momento lo recordaré siempre. Es como si de pronto hubieran venido los Reyes Magos, nos hubiera tocado la primitiva, los ciegos, la quiniela, todo junto.

Mi marido y yo estamos viviendo un sueño desde entonces. Es muy pronto para saber cómo se desarrollará todo, pues aún hay que pasar la mayoría del embarazo. Pero sin duda creo que nos ha devuelto ese sentimiento que nos mueve a todos día a día, que es luchar por lo que amamos, por lo que queremos, y que nosotros, más yo que mi marido, ya habíamos perdido sin posibilidad de recuperar: la ESPERANZA.

Sin duda, ese día recuperamos la ilusión por luchar por nuestro bebé.

Lo que pasará de ahora en adelante con el embarazo, no lo sabemos todavía. Pero sin duda, esa última visita con nuestra doctora, antes del último intento, y el arrojo con el que afrontó nuestra desilusión, han devuelto a la vida todos nuestros sentimientos de lucha que pensábamos que ya no teníamos. Y estamos muy agradecidos por ello.

Este escrito está dedicado a nuestra doctora, a la que nunca podremos agradecerle lo suficiente lo que ha hecho por nosotros y a todas aquellas parejas con fracasos repetidos, que han perdido la esperanza de ser papás.

Lo más importante para conseguir el éxito, ya que esta lucha suele ser larga y muy dolorosa, es estar en un buen centro como el Instituto Marqués y confiar en que estáis en las mejores manos, como nos pasó a nosotros desde la primera consulta, en la que conocimos a nuestra doctora. Confiamos en su buen criterio y ¡aquí estamos! con un positivo de 7 semanas.

Si vuestro doctor/a, en quien confiáis, os recomienda ir hacia adelante, no os dejéis vencer por el miedo a otro fracaso. Confiad en sus palabras. Si no estuviera convencido/a de ello, no se aventuraría a que pasarais por otra desilusión.

Y en caso de duda sobre qué centro escoger, no lo dudéis, el Instituto Marqués da ese toque de distinción, donde os sentiréis siempre en confianza y en las mejores manos.

Todos mis mejores deseos para vosotros.

(Calella, abril 2014)

18 Comentarios

  1. sarahy Responder

    Hola doctora Mariza, eh estado leyendo todos los comentarios y bueno quiero contarles algo de lo que me sucede y saber que me puede recomendar. yo tengo 28 anos y tengo ya dos ninos uno de 10 y uno de 7 anos y tengo ya un ano que estoy tratando de quedar embarazada pero no sucede,mis ciclos anteriormente eran de 28 dias y era muy regular pero hace unos 10 meses tuve un retraso que duro 3 meses sin estar embarazada y ya cuando volvio mi ciclo empezo a ser irregular con una o dos semanas de retrazo, comento que yo nunca e usado metodos anticonceptivos solo en dos ocaciones tome la pastilla del dia siguiente lo cual creo que altero un poco mis hormonas pero solo a sido eso, hoy he estado atenta amis dias fertilez para tener mas posibilidad pero nada nose si se deva a que sigo contando mi ciclo de 28 dias ,pero ya llevo 3 meses seguido que me llaga cada 33 lo correcto sino me equivoco seria contar al dia 19 para mi ovulacion,sera esa la causa por lo que no lo he conseguido? me gustaria me pueda orientar de antemano gracias.

    • Dra. Marisa López-Teijón Responder

      Querida Sarahy,
      Gracias por participar en el Blog.
      Si tus últimos ciclos han sido algo diferentes a los habituales, puedes utilizar los test de ovulación para orientarte sobre cuándo sucede, y así resolver esta duda que tienes. De todas formas, si hace más de un año que intentas buscar una nueva gestación, también puedes consultar con un experto en reproducción para que te ayude a valorar otras alternativas.
      Mucha suerte!

  2. Judith Responder

    Yo ya perdí la esperanza….después de dos intentos satisfactorios porque quede embarazada y parecía q todo era estupendo y me iba a comer el mundo, vino la gran desilusión . El primer embarazo se me paro con 14 semanas y el segundo con 8 semanas y yo me pregunto:q será peor,no quedarte embarazada desde el principio o después de q estás feliz q te digan q se paró su corazón? Y sin más explicación , me dicen los médicos q no saben porque solo q se paró y ya está. Aún estoy convaleciente del último aborto y muy triste porque no lo quiero dejar , pero tengo mucho miedo de volver a pasar x lo mismo…. Y muchas felicidades a todas las q tienen el coraje de seguir adelante , muchísimo ánimo

    • Dra. Marisa López-Teijón Responder

      Apreciada Judith,
      Gracias por participar en el Blog y por tu testimonio.
      Te recomiendo que te pongas en contacto con un especialista en reproducción asistida para valorar tu caso.
      Un abrazo y muchos ánimos.

  3. Marym Responder

    Hola!
    Me encanta este blog, e leído varias veces este artículo me gustaría tener un final así de feliz, estoy en mi segundo día postransfer de un blastocisto de día 5 con un Dx de endometrio prereceptibo mi doctor me da muchas esperanzas pero el día de hoy tube un enojo muy fuerte y sentí una operación en mi barriga, tengo miedo que esto pueda afectar la implantación, usted que opina q me puede aconsejar.
    Gracias por la atención

    • Dra. Marisa López-Teijón Responder

      Apreciada Marym,
      Muchas gracias por tus bonitas palabras, todo nuestro equipo también te desea un final feliz! No te preocupes por el enojo, no es algo que pueda haber afectado a la implantación.
      Suerte!

  4. Maria Responder

    Dra. Buenas tardes. Tengo una, le llamare duda la Dra. Que me hizo mi IVF-D me recomendo tomar 200mg diafios de progesterona durante todo el embarazo, pero mi ginecologa dice que ya debo de parar de tomarla, esto me hace confundirme y pensar que es lo correcto, cual es su opinion.

    • Dra. Marisa López-Teijón Responder

      Buenos días Maria.Según mi criterio no creo que debas seguir tomando progesterona durante todo el embarazo.En cualquier caso la mejor opción es buscar un consenso entre tus doctoras.

  5. Mar Responder

    Que hermosa experiencia, ojala que todas las que estamos en la beta espera y tenemos esa sensación de otra ves un fracaso, con todo el dolor del corazón escuchar esa noticia y sentir que no hiciste todo lo posible, q tal ves no usaste la medicación de forma correcta, q tal vez tu cuerpo no responde o definitivamente no sirve para acunar un bebe, tal vez, solo tal vez Dios nos diera un regalo así, una noticia así y podre contar un historia como esta y sentir q te puedes comer el mundo q todos tus sufrimientos valieron la pena y ahora en ti crece un milagro, el milagro de la vida.

    Que Dios bendiga tu vida y la de todas las que esperamos contar una historia así de hermosa…

  6. Sonia Responder

    Es inevitable conmoverse hasta las lagrimas con tantas bonitas experiencias contadas por las mujeres como nosotras que están en la lucha tenaz de poder convertirnos en madres alguna vez, confieso que esta carta abierta me ha conmovido en lo mas profundo de mi ser y me identifico con sus fases de desilusión por los fracasos pero también me impulsa a continuar intentándolo, gracias por compartir su experiencia.

    • Dra. Marisa López-Teijón Responder

      Querida Sonia,
      Gracias por compartir tu experiencia con nosotros.
      Me alegra muchísimo ver que el blog ayuda a hacer el camino más fácil a tantas mujeres que pasan por el camino de la reproducción asistida para ser madres.
      Un abrazo.

  7. Es la bonita historia de amor, que a todas que estamos en un proceso como al que nos sometemos, queremos tener…pero esto, no es siempre así de bonito.

    Yo no tuve unos brazos abiertos en lo que recogerme, ni un hombro en el que llorar , ni unos ojos a los que mirar y preguntar un ¿ por qué de consuelo?…yo recibí la mala noticia que ninguna queremos tener, a través de una fría llamada de teléfono con un café con leche en la mano en un centro comercial. Casualidades de la vida, hicieron que mi madre que vive a miles de km de mi , ese día estuviera a mi lado…pero mi llanto triste y desconsolado en pleno centro comercial por esa llamada : lo siento, ha salido negativo cuando tengan fuerzas me gustaría verlos en consulta, ya llamarán para pedir cita. En ese momento, no reaccioné pero según van pasando los días y todo se va enfriando, esa situación me enfada cada vez más.
    Si cita a las parejas para dar la buena noticia ¿por qué no lo hacen con las que más vamos a necesitar en ese momento de ustedes? ¿ no quieren llantos, prefieren escurrir el bulto y no afrontar el negativo como algo negativo para todos?¿no queda bien que una pareja salga de una consulta con los ojos vidriosos debido a la decepción del fracaso?
    Creo que es a las parejas que nos llevamos este varapalo a las que más nos deben cuidar puesto que tras salir del shock por la palabra negativo, fluyen sentimiento de culpabilidad , pena, tristeza…me sentí culpable, que no sirvo para ser madre y que no lo conseguiré…todo esto yo, pero ¿mi pareja? como se sintió cuando yo, en pleno centro comercial con un llanto desgarrador no podía articular palabra para decirle: cariño, no ha podido ser… Y él, en su puesto de trabajo.
    Esperábamos que se nos citara para darnos la noticia y llevar nuestro duelo, de una manera digna y arropados por las personas que, durante un mes nos han atendido, alentado, ilusionado…
    Créame Dra. Conozco la sensación de tener que dar una mala noticia a un paciente puesto que mi padre es médico y he trabajado a su lado 10 años y jamás, hemos levantado un teléfono para dar una mala noticia a un paciente, al revés, para lo bueno o lo malo, le hemos citado y mirándole a los ojos con todo el cariño del mundo, la cautela y el respeto que el momento se merece, le hemos dicho lo que pasaba…han llorado, les hemos abrazado, se han apoyado en nuestro hombro, les hemos ofrecido agua, kleenex y han tenido sus correspondiente explicaciones del porque y más adelante, cuando han digerido la mala noticia y han cogido fuerzas, han vuelto a la consulta para que, con la mente más fría y clara, les explicáramos de nuevo: PORQUE ME HA PASADO A MI.
    Buenas noches….

    • Dra. Marisa López-Teijón Responder

      Apreciada Patricia,
      Gracias por compartir con nosotros tu experiencia.
      Lamento mucho que haya sucedido esto y tienes toda la razón en decir que los resultados negativos tienen que decirse en persona.
      Yo te recomendaría que lo hables con tu médico, y comentes cómo se puede mejorar la situación y la comunicación. Lo siento mucho.
      Mucho ánimo!!

  8. Virginia Responder

    Muchísimas gracias!! Su apoyo y ánimo es vital para nosotros! Que suerte de tener a alguien como usted dándonos consejos cuando más se necesitan!!

  9. Virginia Responder

    Querida Marisa, soy Virginia de nuevo. Se ha descansado un mes y a partir del día 5 empieza de nuevo el ciclo y la medicación y en unos 15 días aprox. Se hará la transferencia de los 3 embrioncitos q nos quedan.
    Estoy súper nerviosa de q no se quede ninguno porque ya no hay más y debemos de empezar todo de nuevo lo que acarrearía muchos más gastos, pero vamos a tener un poco de fe a ver si puede ser. Muchas gracias un abrazo!!

    • Dra. Marisa López-Teijón Responder

      Querida Virginia,
      Te deseo muchísima suerte en este nuevo ciclo. No pierdas la fe, ya verás como sale todo bien.
      Un abrazo y mucho ánimo!

Deja un comentario

Únete

Recibe en tu email todas las actualizaciones del blog.

Únete a otros suscriptores: